¡Pintura casera con tiza!

portada

La tiza es barata y muy fácil de conseguir. En el pasado era un instrumento imprescindible para los profesores de todos los niveles y aunque cada vez se usa  menos, aún se la puede encontrar en la sección de juguetes para niños o en las papelerías.

La ventaja de la pintura con tiza es que es fácil de lavar, no contiene químicos tóxicos ni contaminantes y se puede hacer en 3 sencillos pasos. Es por eso que resulta ideal para desarrollar la motricidad, la creatividad y la atención en los niños, como también para compartir un tiempo en familia.

Existen tizas de todos los tamaños y colores, la elección la haces tú. Sin embargo, para ésta actividad recomendamos utilizar tizas delgadas puesto que son más fáciles de manejar.

Materiales

  • Hojas o cartulinas de color negro.
  • Martillo o rodillo (en este caso, nosotros usamos rocas que teníamos en nuestro jardín).
  • Agua.
  • Tizas de diferentes colores.
  • Pinceles.
  • Bolsas plásticas (procura que las bolsas sean recicladas o de supermercado).
  • Vasos para mezclar la pintura (en este caso, nosotros usamos un molde para hacer muffins).

materiales

Instrucciones:

1. Pon una tiza de un solo color dentro de la bolsa plástica y utiliza el martillo o el rodillo para machacarla.

Machacar copy

2. Machuca repetidamente hasta que la tiza quede convertida en un polvo muy fino. Entre más pulverizada esté la tiza, más fácil será mezclarla.

polvo de tiza copy

3. Agrega una cucharadita de agua a la vez hasta lograr la consistencia de pintura. Procura que no sea muy aguada ni muy seca. Si te queda muy aguada, agrégale mas polvo de tiza.

cucharadita de agua

4. Mezcla el polvo de tiza y el agua muy bien para lograr una buena textura.

mezclar

5. Diviértete pintando. Mezcla los colores de tu nueva pintura para añadir más tonos a tu obra de arte

pintar copy

No hay limite para esta actividad. Deja que los chicos realicen cuantas pinturas quieran.

resultado

Síguenos en Facebook

Leave a Reply